Lifting (Estiramiento Facial)

Lifting (Estiramiento Facial)

¿Qué es un Lifting?

4Con el paso de los años, los efectos de la gravedad, la excesiva exposición a los rayos solares, las preocupaciones de la vida diaria y los efectos del tabaco alteran la apariencia y expresión de la cara. Aparecerán surcos o arrugas profundas entre la nariz y la boca; la línea de la mandibula pierde definición, se afloja y queda flácida; los pliegues y depósitos de grasa de la piel aparecen alrededor del cuello.

La operación de Lifting Facial (conocida técnicamente como ritidectomía) no puede detener este proceso de envejecimiento. Lo que si puede hacer es mejorar las señales de envejecimiento más visibles por medio de la extracción de la grasa excesiva, tensando los músculos internos y volviendo a fijar la piel de su cara y cuello.

Candidatos

El mejor candidato para una ritidectomía es un hombre o una mujer cuya cara y cuello han comenzado a mostrar signos de flacidez pero cuya piel aún mantiene cierta elasticidad y su estructura ósea es fuerte y bien definida. La mayoría de los pacientes se encuentran entre los 40 y 60 años de edad, sin embargo se pueden realizar estiramientos de la piel facial en personas que tienen una edad mayor a los 70 u 80 años. Un Lifting Facial puede hacer que usted se vea más joven y que su piel parezca más tersa, también puede mejorar la confianza que usted siente en sí misma/o.

Procedimiento

lifting

Las ritidectomías son procedimientos muy individualizados. Al realizar la consulta inicial su cirujano evaluará su cara incluyendo la piel y estructura ósea, también hablará con usted sobre las metas que espera de la cirugía.

Su cirujano debe verificar las condiciones médicas que podrían ocasionar problemas durante y después de la cirugía, tales como una presión sanguínea alta e incontrolable, problemas de coagulación de la sangre o la tendencia que tenga su piel de formar cicatrices excesivas. Cerciórese de informar a su cirujano si usted fuma o está tomando cualquier tipo de fármaco o medicamento, especialmente aspirina u otras medicinas que afecten la coagulación de la sangre.

Si usted decide hacerse un Lifting Facial, su cirujano le explicará las técnicas y la anestesia que usará, el tipo de instalación médica en donde se realizará la cirugía y los riesgos y costos involucrados. No dude en hacer cualquier tipo de pregunta a su doctor especialmente si tiene que ver con sus expectativas y preocupaciones sobre los resultados.

El Lifting Facial generalmente toma varias horas (o a veces más, cuando se realizan más de un procedimiento quirúrgico a la vez). Para procedimientos extensos, ciertos cirujanos prefieren programar dos sesiones quirúrgicas por separado.

Cada cirujano tiene un método propio para el procedimiento. Algunos completan un lado de la cara primero y otros trabajan en ambos lados a la vez. La ubicación exacta de las incisiones y la secuencia de los eventos depende de su estructura facial y de la técnica que utilice su cirujano.

Generalmente las incisiones comienzan por la línea del cuero cabelludo sobre las sienes, se extienden con una línea natural hacia el frente de la oreja (o justo por dentro del cartílago hacia el frente de su oreja), y continúa por detrás de la oreja hacia el área inferior del cuello cabelludo. Si es necesario trabajar sobre el cuello podrá hacerse también una pequeña incisión por debajo del mentón.

En general el cirujano separa la piel del tejido graso y del músculo interior. La grasa podrá ser modelada o aspirada por el área del cuello o del mentón para mejorar el contorno. Después el cirujano procede a recolocar la musculatura interna y el SMAS (Superficial Muscular Aponeurotic System), readapta la piel hacia atrás y retira el exceso de la misma. Se aseguran las capas de tejido y se cierran las incisiones con suturas; podrán usarse sujetadores o clips metálicos sobre el cuero cabelludo.

Después de la cirugía, se podrá colocar temporalmente un pequeño y delgado tubo por debajo de la piel por atrás del oído para drenar sangre que se pueda acumular en ese lugar. Probablemente el cirujano también cubra su cabeza con vendajes no muy apretados para minimizar los moratones y la inflamación.

Generalmente no hay incomodidad significante después de la cirugía; si la hay, su cirujano podrá recetarle medicamento para el dolor. (Si hay dolor severo o persistente, o una inflamación inmediata de su cara, deberá comunicarlo inmediatamente a su cirujano.) Es muy normal que haya cierto entumecimiento de la piel; éste desaparece en algunas semanas o meses.

Es probable que su doctor le aconseje mantener la cabeza elevada y tan fija como sea posible por un par de días después de la cirugía, esto ayuda a disminuir la inflamación.

Si se le ha insertado un pequeño tubo para drenar la sangre, se le retira en uno o dos días después de la cirugía. Cuando se usan vendajes, éstos se retiran usualmente después de uno a cinco días. No se sorprenda si ve que su cara está pálida, con moratones o con pequeñas inflamaciones. Sólo recuerde que en algunas semanas su apariencia será otra vez normal.

Se le retiran la mayoría de las suturas después de cinco días aproximadamente. El cuero cabelludo podrá tomar más tiempo en cicatrizar, siendo necesario dejar las suturas o sujetadores metálicos en las líneas del cuero cabelludo por más días.

La mayor parte de las cicatrices quedarán escondidas por dentro del cabello y dentro de los dobleces normales de su piel alrededor de la oreja.